Las ventas y los beneficios del mayor fabricante de chips de Estados Unidos han sido peores de lo que habían pronosticado los analistas.


Sus beneficios fueron de 75 millones, o lo que es lo mismo 0,7 dólares por acción, en comparación con los 939 millones, o 0,92 dólares por acción, del año pasado. Los ingresos en el período que terminó 02 de junio cayeron un 6,5%, hasta los 2.140 millones de dólares, según ha afirmado la compañía en un comunicado.

Los analistas estimaron un beneficio de 0,18 dólares y unas ventas de 2.380 millones de dólares, en un sondeo hecho por Bloomberg.

El precio de la memoria dinámica de acceso aleatorio, también llamada DRAM, para ordenadores personales descendió; ya que los suministros aumentaron y la demanda de los fabricantes de portátiles y de ordenadores de sobremesa fue baja.

Los pedidos están también descendiendo para los chips utilizados en teléfonos móviles baratos, ha afirmado el presidente ejecutivo de Micron, Steve Appleton.

"Hemos tenido una acumulación de inventarios, y la demanda de los de sobremesa y portátiles siguen siendo débil", ha explicado Appleton en una conferencia telefónica con analistas. "También podemos añadir el wireless a la lista de mercados débiles".

"Es un trimestre decepcionante" ha declarado Alex Gauna, analista de JMP Securities, que tiene una recomendación de "comprar" en las acciones. "No hay forma de endulzar esto. Ha habido claramente una desaceleración que ha ido más rápido de lo esperado”.

La compañía es el único fabricante de DRAM que queda con sede en EE.UU., tras la llegada de los fabricantes chinos que acabaron con los pioneros de esta industria como Intel.

Micron ha informado de un beneficio anual en sólo cuatro de los últimos 10 años. La compañía se enfrenta en un cara a cara con Samsung, el segundo mayor fabricante de chips, detrás de Intel.

Micron pierde un 14m47% hasta los 7,21 dólares en el Nasdaq.