Marks & Spencer Group anunció el miércoles una caída menor de lo esperado de las ventas en Reino Unido en el primer trimestre fiscal, del 1,4%, gracias a las rebajas y que se centró en los productos menos caros, sobre todo en alimentación.  El grupo señaló que la confianza de los consumidores parece estar estabilizándose. Sin embargo sigue mostrándose cauto "respecto a la perspectiva para el resto de este año y el próximo y seguirá llevando el negocio de acuerdo con esta visión", dijo Stuart Rose, consejero delegado y presidente de la compañía, en un comunicado.