Los principales fabricantes de automóviles asentados en Estados Unidos registraron una reducción de sus matriculaciones en este mercado durante el mes pasado. Así, General Motors y Chrysler fueron los que experimentaron mayores descensos, por encima del 25%, mientras que Toyota y Ford también vieron como disminuían sus entregas, informaron dichas compañías en sendos comunicados. El grupo General Motors comercializó el mes pasado 272.363 automóviles en Estados Unidos, lo que representa una caída del 27,5% en comparación con los datos de ventas logrados por la firma de Detroit en el mismo mes de 2007. En mayo, todas las marcas que forman el consorcio automovilístico registraron caídas en sus ventas. De esta forma, las entregas de Buick cayeron un 35,4%, las de Cadillac un 23,2%, las de Chevrolet un 24,3%, mientras que las de GMC cayeron un 36,4%. Además, Saab redujo sus matriculaciones un 25,2%, Hummer un 60,2%, Pontiac un 23% y Saturn un 32,7%.