Las provisiones totales que tenía la banca hasta abril ascendían a 48.689 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 32,6% respecto al mismo periodo del 2008 y pone de manifiesto el esfuerzo que las entidades han realizado en el último año para hacer frente al incremento de la morosidad, mermando su cuenta de resultados, según datos del Banco de España.
Este dato incluye tanto las provisiones genéricas, aquellas que que sirven para afrontar posibles impagos y que dependen de las dotaciones que hace cada entidad según el volumen de créditos que conceda, y las específicas, aquellas que varían en función de los créditos fallidos.

Los bancos han incrementado ambas partidas en previsión del aumento que registra la morosidad por la continúa escalada del paro, pero muy especialmente las específicas, ya que la morosidad se ha multiplicado casi por cuatro en un año, y en abril se situó en el 4,40%, frente al 1,30% de abril de 2008.

De hecho, en el primer trimestre las provisiones específicas --los datos que ofrece el Banco de España son trimestrales-- representaban el 50% de las totales y se elevaban hasta los 23.877 millones de euros, un 26,6% más respecto al cierre de 2008, y un 69,3% más respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Del total, el mayor número de provisiones correspondían a las cajas de ahorros, entidades que presentan la mayor morosidad del sector después de los establecimientos financieros de crédito, y que en abril situaron su tasa en el 5%.

Estas entidades tenían unas provisiones específicas de 22.918 millones de euros hasta marzo, un 32,6% más que hace un año. A continuación, se situaron los bancos, que en el primer trimestre del año tenían 20.201 millones en provisiones, un 32% más, mientras que su ratio de morosidad se situaba en abril en el 3,81%.

Asimismo, el total de provisiones por corrección de deterioro de activos alcanzaba hasta marzo los 50.922 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 33% respeto al ejercicio anterior. Por otro lado, los fondos propios de las entidades alcanzaron hasta abril 184.966 millones de euros, un 10% más, de los que 154.045 millones correspondían a reservas.