La Federación Española de Distribuidores de Gases Licuados del Petróleo (FEDGLP) asegura que la subida en un 5,29% del precio de la bombona de butano no repercutirá en los distribuidores, sino que "irá a parar directamente a las petroleras"."Ante esta última subida, los distribuidores queremos aclarar a la opinión pública que la cantidad íntegra de la subida, en este caso 0,65 euros de incremento por bombona, irá a parar directamente a las petroleras, sin ninguna repercusión para las empresas distribuidoras", señaló en una nota el director de la FEDGLP, Alfonso Arranz. Ayer entró en vigor la subida del precio máximo de venta al público de la bombona de 12,5 kilogramos, que cuesta ahora 65 céntimos más, o 12,94 euros.