Las pérdidas se impusieron ayer en Wall Street, lastrado por unos datos económicos peor de lo esperado. El Dow Jones perdió un 1.39%, el S&P500 cedió un 1.69% en tanto que el tecnológico terminó la sesión con caídas del 1.65%. Fue de este sector de donde viniero la mayoría de las noticias, tanto resultados de Dell y HP como la operación entre Intel y McAfee.
La sesión se tiñó de color rojo desde el inicio hasta el final de la sesión. El Dow Jones perdió un 1.39%, el S&P500 cedió un 1.69% mientras que el Nasdaq cedió posiciones al ritmo del 1.66%. Los índices perdieron todo lo ganando en tres sesiones anteriores, tras unas referencias económicas por debajo de las previsiones. Datos como el índice de manufacturas de la FED de Filadelfia, que cayó hasta -7.7 puntos en agosto, cuando se esperaba una subida hasta 7.0, desde los 5.1 puntos de julio. Además, las peticiones semanales de desempleo. Aumentaron en 12.000 solicitudes en la última semana, hasta contabilizar 500.000, en comparación con las 480.000 que esperaba el cosenso del mercado.

Conocidos los datos económicos, a los inversores sólo les quedaba la esperanza de confiar en los valores de los índices americanos. Compañías como Intel, que acordó la compra de McAfee por 48 dólares por acción, lo que supone una prima del 58%. La operación se ralizará en efectivo y supone un desembolso de 7.680 millones de dólares para Intel, la cual cedió ayer un 3%. Por su parte, McAfee revalorizó un 57% sus títulos.

Sears Holdings arrastró a la baja a todo el sector minorista, ya que sus ingresos y su beneficio del segundo trimestre quedaron por debajo de las previsiones. Sus títulos cedieron un 9% en la sesión.

First Niagara Financial Group (-6%) comprará NewAlliance Bancshares (+12%) por $1.500 millones en acciones, con una prima del 24% sobre el precio de cierre de sus títulos ayer miércoles.