El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, advirtió hoy de que las medidas de estímulo adoptadas para combatir la actual crisis económica deberían ser retiradas "sólo cuando la recuperación económica haya tenido lugar y el desempleo descienda".



"Estoy preocupado por los costes económicos y sociales de un elevado desempleo, que persistirá incluso cuando los mercados financieros y la producción se estabilicen", afirmó el director gerente de la institución.

A su vez, advirtió que los Gobiernos podrían errar "por el lado de la cautela" con respecto al momento de comenzar a revertir sus políticas de respuesta a la crisis. Así como la coordinación de las políticas internacionales de las estrategias de salida "será igual de importante", explicó.

Con respecto a las políticas económicas, el director gerente del FMI subrayó  la importancia de solucionar las preocupaciones sobre la sostenibilidad fiscal. Y sobre lainflación, explicó que no prevé que constituya un problema "hasta que la recuperación esté firmemente en camino".

RIESGOS DE "COMPLACENCIA" EN EL SISTEMA BANCARIO

El responsable del FMI mostró su preocupación por que la mejora de los mercados financieros "está conduciendo a la complacencia en el tratamiento de problemas pendientes y difíciles en el sistema bancario", por lo que urgió a los Gobiernos a permanecer vigilantes a la agenda de respuesta de la crisis. 

Con respecto a las compensaciones para el sector financiero, Strauss-Kahn recalcó que la cultura de riesgos en la mayor parte de las firmas financieras ha constituido un factor muy importante en la crisis y alertó sobre que la recuperación del sector puede conducir a una retorno a estos patrones. Por último, sobre el sistema monetario internacional, Strauss-Kahn destacó que el sistema actual está funcionando mejor de lo que se dice "a pesar de sus problemas" y mencionó como ejemplo el fortalecimiento del dólar durante la crisis, que refleja su status como "un activo de refugio seguro sin rival".