El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, afirmó hoy que 2010 será el año de la recuperación económica, dado que la confianza está empezando a recuperarse, los préstamos están empezando a fluir y los tipos de interés están en los niveles más bajos de la historia.
Durao Barroso indicó, en declaraciones recogidas por Europa Press, que aunque cada país tiene una situación especial, lo prioritario es seguir apoyando la demanda y frenar el crecimiento del desempleo, lo que significa, en su opinión, que aún es pronto para dar por terminados los estímulos adoptados por los diferentes países de la UE.

No obstante, señaló que hay que preparar la estrategia de salida de la crisis, y añadió que el margen para estimular la demanda en la UE es "muy limitado", ya que una nueva expansión fiscal generalizada podría suscitar "reacciones adversas" de los mercados financieros.

Para Durao Barroso, el primer problema en Europa es el paro y, por ello, dijo que es necesario darle una prioridad a este problema social y a todos los niveles de decisión. En su opinión, es necesario coordinar la respuesta de los diferentes países a la crisis, realizar más inversiones en las nuevas fuentes de competitividad y continuar liderando el cambio climático.

ESPAÑA TIENE UN PROBLEMA CON LA VIVIENDA

Respecto a la situación de España, apuntó que la economía española tiene una situación "muy particular" con el problema de la vivienda, pero añadió que tiene una economía "sólida" y que se puede recuperar.

"La verdad es que España ha tenido un progreso extraordinario desde su adhesión a la UE, en términos de crecimiento económico, social, cultural, es un caso impresionante, hay dificultades coyunturales como en otros países pero yo mismo estoy muy a favor de la cohesión económica y social, de una política europea integrada para reducir las disparidades", subrayó.