Mucho se habla de las tecnológicas de Wall Street, las llamadas FAANG, el acrónimo que hace referencia a Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google. O de las tecnológicas asiáticas como Tencent, Samsung o Alibaba. Sin embargo, en España el sector tecnológico no ha tenido un avance significativo en bolsa en los últimos años, más allá de las alzas de Amadeus que está en pleno ‘rally’ alcista desde la compra de Travelclick.

La proveedora de soluciones tecnológicas para el sector turístico cotizará a partir del 24 de septiembre en el EuroStoxx 50 y ya es la quinta compañía más capitalizada en el Ibex 35 por encima de Telefónica con un valor de 34.640 millones. Amadeus se dispara en el año un 33% en el Ibex 35.

Sin embargo, si se analiza la bolsa española en el largo plazo, en los últimos diez años destaca un sector por encima del resto: el papelero, con una rentabilidad acumulada del 470% entre las cinco compañías del sector. Miquel y Costas, es el valor más alcista del parqué español con un rentabilidad acumulada del 951% en esta última década, que se inició marcada por la caída de Lehman Brothers. La compañía catalana especializada en la fabricación de papel para fumar, una línea de negocio que le reporta el 65% de sus ingresos, ha ampliado en los últimos años su negocio hacia los usos industriales y la impresión.

 

Planta de Europac en Palencia.

 

Este mes de julio anunció la compra de la empresa castellonense Clariana, líder en la fabricación  de papeles y cartulinas de color sin impresión, y antes de su junta de accionistas este mes de junio anunció que tenía músculo financiero por valor de 90 millones para expandirse en el sector alimentario y la posibilidad de movilizar el triple en líneas de crédito para seguir creciendo. El plan estratégico de Miquel y Costas contempla unas inversiones por valor de 36 millones para mejorar sus cinco plantas. Alrededor del 50,97% de las acciones siguen estando en manos de la familia fundadora.

Miquel y Costas es el valor preferido de los gestores ‘value’ españoles y está en la cartera de los fondos Cobas Iberia, Magallanes Iberian Equity, Bestinver Bolsa, AzValor Iberia y Metavalor. Esto le convierte en el único valor que está presente en los cinco principales fondos nacionales que apuestan por la filosofía de inversión creada por Benjamin Graham junto a la operadora de telecomunicaciones portuguesa NOS y por delante de compañías como Semapa o Almirall.

Otra empresa familiar a punto de OPA

Europac se revaloriza un 675% en estos últimos diez años, lo que le deja como el tercer valor que más se revaloriza en la década por detrás de Miquel y Costas y Airbus. La multinacional del embalaje con sede en Alcobendas (Madrid) está a la espera de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) apruebe la OPA del grupo industrial británico DS Smith, que ha puesto encima de la mesa 1.667 millones para hacerse con la compañía que controla la familia Isidro Rincón.

En el primer semestre del año Europac ganó 54,4 millones de euros, un 68% más. Los ingresos de la compañía avanzaron un 15% hasta los 479,6 millones de euros y el resultado bruto de explotación (ebitda) cerró en los 102,27 millones, un 41,9% más que en el mismo período de 2017.

 

Cotización de Miquel y Costas.

 

La italiana Reno de Medici se revaloriza un 285% en estos diez años últimos años. Su movimiento más destacado este año ha sido la compra de Barcelona Cartonboard, propiedad del fondo de capital privado alemán Quantum Capital Partners, por 46,4 millones el pasado 18 de junio. El cierre de la operación se espera para finales de año y la operación será financiera a través de una línea de financiación externa.

Reno de Medici es el segundo productor europeo de cartoncillo estucado a base de fibras recicladas, presente en España a través de dos oficinas comerciales. La multinacional cuenta con una producción de 850.000 toneladas.

Crecimientos de beneficios de doble dígito

Iberpapel es otra de las compañías del sector que mejor evolución ha tenido en estos diez años, con un avance en el mercado continuo del 290%. La papelera con sede en San Sebastián elevó su beneficio en el primer semestre un 19%, hasta los 12,48 millones, gracias al aumento del precio del papel de escritura e impresión. Los ingresos de Iberpapel crecieron un 2,81%, hasta los 111,6 millones de euros.

ENCE, por su parte, sigue una dinámica parecida a Iberpapel con un avance de sus beneficios del 60% en el primer semestre, hasta los 50,3 millones de euros. En junio anunció una amortización de 250 millones en bonos sénior con un interés del 5,5% y en febrero colocó 160 millones en bonos convertibles con una elevada demanda. En el parqué ha evolucionado un 148% en los últimos diez años.