Las empresas no financieras aumentaron su beneficio neto un 9,6% durante el primer trimestre del año, frente al crecimiento del 3,6% registrado en el mismo período de 2007, gracias a los resultados extraordinarios, que compensaron la menor actividad y los mayores costes financieros, en un contexto alcista de los precios del petróleo, de la inflación y de los costes salariales, según el Boletín Económico del Banco de España correspondiente a junio. Los resultados extraordinarios de las empresas crecieron de forma "muy notable" en los tres primeros meses del año, como consecuencia de "fuertes plusvalías" obtenidas en la venta de acciones y de la revalorización de determinados activos financieros, a los que se aplica por primera vez el criterio de valor razonable, así como por la reducción de las dotaciones a provisiones de la cartera de control.
Sin embargo, el resultado ordinario neto cayó un 6,3% en el primer trimestre, frente al crecimiento del 13,7% del mismo período de 2007, debido al crecimiento de los gastos financieros muy superior al de los ingresos, y a la desaceleración de la actividad de las empresas. La mayor parte de los sectores productivos se vieron afectados por la mayor debilidad del consumo privado y por la pérdida de vigor de la inversión y de la actividad exterior. En concreto, en los tres primeros meses de 2008 se confirmó el proceso de "progresiva desaceleración" de la actividad de las empresas, si bien debe tenerse en cuenta el efecto estacional de la Semana Santa, que este año cayó en el primer trimestre y en 2007, en el segundo. En todo caso, el valor añadido bruto (VAB) creció al 2%, "sensiblemente por debajo" del aumento del 6,9% registrado en el mismo período del año anterior. "PERDIDA DE DINAMISMO" Esta "pérdida de dinamismo" se ha producido en la mayor parte de los sectores de actividad. Así, los servicios de mercado se vieron afectados por el menor empuje del consumo privado, mientras que en el sector industrial se registró una contracción del VAB del 3,5%, "concretada en los subsectores industriales más relacionados con la actividad constructora". En cambio, en el sector de la energía la actividad creció a un ritmo mayor al de 2007, por el "extraordinario" aumento de la cifra de negocio de las empresas de refino, en un contexto de evolución al alza de los precios del petróleo. Por su parte, los gastos financieros se incrementaron a un ritmo del 26,7% en el primer trimestre, debido al efecto conjunto de los aumentos en el coste de financiación y de la apelación a recursos externos realizada en meses anteriores, principalmente por operaciones en grandes empresas durante el segundo semestre de 2007. Los ingresos financieros, por contra, crecieron a una tasa del 11,8% entre los pasados meses de enero y marzo. MENOR CRECIMIENTO DEL EMPLEO En otro orden de cosas, la institución que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez constata que el empleo en las empresas no financieras creció un 0,8% en el primer trimestre de 2008, medio punto menos que en el mismo período del año anterior (1,3%). El empleo fijo creció un 1,3%, y el eventual un 0,6%. Las remuneraciones medias subieron un 4,1% entre los pasados meses de enero a marzo de 2008, tres décimas más de lo que lo hicieron en el primer trimestre del ejercicio precedente. Este dato, según el Banco de España, confirma el "suave, aunque progresivo" crecimiento que los costes salariales han registrado en los últimos años. Con todo, los gastos de personal aumentaron a una tasa del 4,9% en el primer trimestre de 2008, ligeramente inferior a la de un año antes, cuando se situó en el 5,1%, como resultado del efecto conjunto de la ralentización en la creación de empleo y de un mayor incremento de las remuneraciones medias.