Las dudas atenazaron hoy a los inversores en una jornada semi festiva e hicieron que la bolsa española cediera al mediodía el 0,07%, alejándose así de la cota de los 15.000 puntos, lastrada por algunos de sus grandes valores, principalmente Telefónica, Banco Santander, BBVA y Altadis.
De esta forma, pocos minutos después de las 12.00, el principal indicador del mercado español, el Ibex-35, perdía 10,30 puntos o el 0,07%, y se colocaba en los 14.932,80 enteros, en tanto que el Indice General de Madrid cedía el 0,08%, hasta alcanzar los 1.653,91 enteros. Por su parte, el tecnológico Nuevo Mercado registraba un descenso del 0,07%, y alcanzaba los 3.837,80 puntos. Los principales mercados europeos, por su parte, se mantenían en número rojos a esta hora, animados por la subida del precio del petróleo Brent, que supera los 68,60 dólares, encabezados por París, que perdía el 0,31%; Londres, que retrocedía el 0,15%; y Fráncfort, que se dejaba el 0,05%. Sólo Milán ganaba el 0,04%. De regreso al mercado español, Acerinox lideraba al filo del mediodía las pérdidas del Ibex, con una bajada del 0,78%, con lo que sus acciones se colocaban a 19,20 euros. Los grandes valores del mercado español rompían con las escasas alzas de la apertura, y así Telefónica se dejaba un 0,36%; el Banco Santander, un 0,22%; el BBVA, un 0,21%, e Iberdrola, el 0,14%. Sólo Repsol-YPF se salvaba de los retrocesos, al avanzar el 0,43%. Endesa, fuera del selectivo Ibex, perdía también el 0,10% y sus acciones quedaban en 40,15 euros, todavía lejos del precio de 41 euros que llegaron a ofrecer Enel y Acciona, mientras que los inversores de Altadis recogían plusvalías y la dejaban perder el 0,44%. Corporación Dermoestética, afectada por la investigación de la Fiscalía sobre operaciones quirúrgicas de sus clientes, se colocaba poco después de las 12.00 en el primer puesto de las pérdidas del mercado continuo, con un retroceso del 2,08%, seguida de Vidrala, que se dejaba el 1,56%. Las cotizadas que más ganaban eran Mecalux, que avanzaba el 3,95%, y Sol Meliá, que ganaba el 1,49%. En el mercado de divisas, el euro se cambiaba a 1,336 dólares, y el dólar a 0,748 euros.