Las tranquilizadoras declaraciones de los ministros de Finanzas del grupo de 20 naciones industrializadas y en desarrollo, G20, emitidas durante el fin de semana en cuanto a que no habrá una pronta salida de las políticas de expansión cuantitativa animaban al mercado el lunes: el dólar se debilitaba y el euro se apreciaba en Europa.