La facturación de las constructoras en el exterior alcanzará los 34.600 millones de euros al cierre del año, lo que supondrá un crecimiento del 20%, según un informe elaborado por la consultora DBK.
Ante la caída de la actividad en el sector en el mercado interior, las constructoras refuerzan su apuesta por e exterior, por lo que de cara a 2012 las previsiones de DBK apuntan a un incremento de la facturación del 15%, hasta los 39.700 millones de euros de facturación.

Esta consultora prevé que la facturación internacional derivada de la actividad constructora experimente crecimientos del 40% en 2011 y 23% en 2012, mientras que la aportada por las concesiones aumentaría un 2% en 2011 y 5% en 2012.

Por zonas geográficas, los países de Oriente Medio, Norteamérica, tanto Estados Unidos como Canadá, y algunos países de Sudamérica, como Brasil y Colombia, presentan un notable potencial de crecimiento para los operadores españoles.

Las constructoras españolas generaron en 2010 un volumen de negocio en el exterior de 28.927 millones de euros, el doble que en 2006 y el 12,5% más que en 2009. La internacionalización del sector sigue recayendo en el grupo de operadores de mayor dimensión -cinco constructoras agrupan el 80% de la facturación-, si bien la orientación a mercados exteriores se ha extendido en los últimos años entre las compañías medianas.