Las bolsas chinas cerraron hoy con importantes ganancias, en su tercer resultado positivo consecutivo, después de meses de constantes pérdidas semanales, gracias a las estimaciones oficiales de que la inflación seguirá reduciéndose en el país cuando se publiquen las cifras de junio. Estas previsiones alejan la posibilidad de un aumento de los tipos de interés por el Banco Central, temor que ha planeado últimamente sobre los mercados chinos. En Shanghai, el índice general (acciones convertibles y no convertibles) concluyó la jornada en 2.920,55 puntos, un 3,75% al alza, o 105,6 enteros por encima del cierre de ayer. En Shenzhen, el índice general terminó la cotización diaria en 10.355,37 puntos, un 4,07% al alza, o 405,10 enteros por encima del cierre de ayer.