Las autoridades reguladoras federales y del estado de Florida cerraron el viernes First Priority Bank, el octavo banco estadounidense que fracasa este año. La Federal Deposit Insurance ha señalado que los depósitos garantizados de First Priority, con sede en Bradenton, Florida, serían adquiridos por SunTrust Banks a través de un acuerdo de compra y asunción. SunTrust adquirió además US$42 millones en activos del banco cerrado, incluyendo efectivo, equivalentes a efectivo y valores.