La última de las cuatro grandes entidades financieras de Islandia, Straumur-Burdaras Investment bank hf, fue súbitamente cerrada el lunes, cuando la Autoridad de Supervisión Financiera islandesa -FSA- asumió su control.
"A pesar de su robusta posición de capital y el apoyo de los bancos que lo financian, Straumur-Burdaras Investment bank hf. considera que su posición de liquidez no es suficientemente buena para sostener las actividades", dijo la FSA en un comunicado. "Por tanto, (la FSA) ha decidido asumir los poderes de una reunión de los accionistas de Straumur y suspender inmediatamente a la totalidad del consejo". La FSA dijo que ha designado a una comisión de tutela que asumirá "toda la autoridad" y que la entidad está cerrada ahora.