Las automovilísticas pinchan este lunes y el miedo a la quiebra de los gigantes de Detroit se extiende a la renta variable norteamericana. Wall Street comienza con recortes una sesión en la que General Motors y Crhysler son las principales protagonistas: la Casa Blanca reitera que la quiebra podría ser la mejor opción. Por si fuera poco el secretario del Tesoro añade más leña al fuego al anunciar que los bancos estadounidenses necesitarán más ayuda gubernamental. Así las cosas el lunes comienza cuesta arriba en la primera plaza bursátil, el Dow Jones cede un 2,71% hasta los 7.505 puntos, el Nasdaq recorta un 2,73% hasta los 1.503 puntos y el S&P 500 se deja un 2,72%  hasta los 793 puntos.

Pinchazo –enésimo ya- para el sector automovilístico estadounidense que ve como sus acciones caen con fuerza después de que la Casa Blanca reiterara la opción de quiebra para los gigantes de Detroit que no puedan hacer frente a la situación. Concretamente se establece que “una bancarrota rápida y quirúrgica" podría ser la mejor opción de supervivencia de GM.

El Gobierno estadounidense apoyará sólo temporalmente a General Motors y Chrysler pero con la condición de que realicen una reestructuración más radical que la anunciada por las compañías. De hecho la presión es tan fuerte que el presidente de General Motors, Richard Wagoner, anuncia su renuncia después de la reunión con el Ejecutivo. "El viernes estuve en Washington para una reunión con funcionarios de la Administración. En el curso del encuentro me pidieron que me echara a un lado como presidente ejecutivo y eso es lo que he hecho". Además se condiciona la ayuda a la creación de un plan de reestructuración con reducciones considerables de costes en el grupo, todo ello en un periodo máximo de 60 días. 

Parece que de momento, el presidente ejecutivo de Chrysler, Robert Nardelli se mantendrá en su cargo, la compañía –según publica la prensa- tiene 30 días para formar una alianza con el grupo italiano Fiat. Sólo si se produce esto, Washington proporcionará otros 6.000 millones de dólares a Chrysler. Así las cosas, los títulos de las automovilísticas recortan posiciones al toque de campana, GM se deja un 29,28%, Daimler recorta un 8,49% y Ford pierde un 15,14%. Los inversores están a la espera de que las palabras de Barack Obama que anunciará los detalles de ese plan de rescate para las automotrices. 

Gráfico Dow Jones 




Un lunes más el ámbito financiero está en el punto de mira. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos calcula que le quedan cerca de 134.500 millones de dólares en su fondo de rescate financiero, lo cual significa que casi un 81% del programa de 700.000 millones ha sido gastado. Aún así, el secretario del Tesoro advierte de que los bancos norteamericanos podrían necesitar más ayudas del ejecutivo para solventar sus balances y la noticia no sienta bien al sector. Al toque de campana Citigroup cede un 12,98%, Goldman Sachs se deja un 3,59%, JP Morgan retrocede un 6,79%, Morgan Stanley pierde un 5,79% y Bank of America resta un 11,58%. 

Precisamente en el ámbito bancario, Fifth Third Bancorp podría anunciar hoy que acordó vender una participación mayoritaria en su división de procesamiento de pagos a la firma que no se cotiza en bolsa Advent International Corp. El acuerdo fortalecería aún más la base de capital del banco tras una inyección de 3.450 millones de dólares por parte del Gobierno y sus títulos lo reflejan así, suben un 6,81%. El banco de Cincinnati se une a otras instituciones financieras que han anunciado ventas de activos para aumentar su capital, en parte debido a que los compradores privados se han mostrado reacios a invertir directamente en bancos.

Los inversores estarán también atentos a la evolución del petróleo, el mercado especula que se observará un aumento en las reservas de crudo y el oro negro cotiza hoy a la baja, en el entorno de los 50 dólares el barril de West Texas. Las petroleras se visten también de rojo, Exxon Mobile cede un 1,93%, Chevron recorta un 1,99%, Marathon Oil pierde un 4,47% y Anadarko se deja un 4,32%.