IATA ha revisado a la baja sus cuentas de cara a 2010 debido a la crisis libia y el repunte de los precios del crudo.

Las aerolíneas ganarán 8.600 millones de dólares, 500 millones menos de lo previsto inicialmente en diciembre cuando se contaba con un repunte de la demanda y buenas perspectivas para el sector aéreo, según la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA).

Si se cumplen los pronósticos, el beneficio neto de las compañías aéreas caerá un 46% en 2011 respecto al ejercicio anterior, cuando fue de 15.100 millones de dólares.