La directora ejecutiva del FMI, Christina Lagarde, ha arengado a los países desarrollados para que no se duerman en los laureles y actúen "ahora y con valentía" para impulsar sus economías.

"El mensaje principal que quiero transmitir es que los estados deben actuar ahora y actuar con audacia" porque la economía mundial "atraviesa una fase llena de peligros", ha explicado Lagarde en un discurso en el Instituto Chatham House ante de la reunión del G7 en Marsella.

Lagarde ha aplaudido el plan para el fomento del empleo que el jueves presentó el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. "Damos la bienvenida a las propuestas de Obama, que se centran en apoyar el crecimiento y la creación de empleo en el corto plazo", ha subrayado.

La jefa del FMI también ha mantenido su posición polémica sobre la necesidad de recapitalizar los bancos europeos. "Teniendo en cuenta los crecientes riesgos e incertidumbres, y la necesidad de convencer a los mercados, algunos bancos necesitan reforzar su capital", ha reiterado

Lagarde también ha enviado un mensaje a los Bancos Centrales diciendo que "las políticas monetarias deben seguir siendo adaptables, pues el riesgo de recesión es superior al de la inflación". "Los Bancos Centrales deben estar dispuestos a adoptar más medidas para apoyar el crecimiento, incluido a través de medios no convencionales".

El viernes por la tarde, en Marsella, Lagarde participará en la reunión de los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G7, que reúne a los países más industrializados (Estados Unidos, Japón, Canadá, Alemania, Francia, Italia y Gran Bretaña).