El mercado inmobiliario en Estados Unidos se animó en diciembre, tal y como ha reflejado el dato de ventas de viviendas nuevas, que ha registrado un fuerte repunte del 17,5%, que ha superado las previsiones del mercado.