Los responsables de energía de la Unión Europea han acordado hoy en Bruselas someter a sus plantas nucleares a pruebas de resistencia voluntarias.


Ante la situación de extrema gravedad que está viviendo Japón, la Europa de los 27 ha aceptado por unanimidad la proposición de Austria, país antinuclear, de revisar la seguridad de sus centrales nucleares. El objetivo es que, en casos de emergencia máxima, estén debidamente preparadas. Ayer, Angela Merkel anunció que aplaza la ampliación de la vida útil de las plantas nucleares.

Gunter Ottinger, comisario europeo de energía, se ha preguntado si Europa podrá satisfacer sus necesidades energéticas sin plantas nucleares dentro de unos años. Por otro lado, ha confirmado que han invitado a otros países como Rusia o Suiza a seguir sus pasos.

En el territorio comunitario hay 143 centrales nucleares. Francia cuenta con 48, Reino Unido con 19, Alemania 17, mientras que España tiene 8. El país galo tiene una gran dependencia de la energía nuclear, ya que cubre más del 75% de sus necesidades.