La Comisión Europea ha presentadonuevas propuestas para la reforma del sector de telecomunicaciones con el ánimo de crear un mercado comunitario único y liberalizado bajo la supervisión de un nuevo regulador europeo.El objetivo es racionalizar la normativa del sector a escala europea imponiendo medidas similares en los 27 estados miembros de la UE, entre ellas la polémica 'separación funcional' de las redes de telecomunicaciones, que daría a los reguladores nacionales la facultad de forzar a los operadores dominantes a separar su actividad comercial y la gestión de la red.