Flextronics International, un fabricante de productos electrónicos con sede en Singapur, ha recibido luz verde de la Comisión Europea para comprar a su rival Solectron por 3.600 millones de dólares (unos 2.640 millones de euros) en efectivo y acciones. El organismo de la competencia de la UE destaca que la cuota combinada de Flextronics y Solectron en el mercado de servicios de fabricación de productos electrónicos tanto en el área económica europea como a nivel internacional sería limitada.