La Comisión Europea ha autorizado a la eléctrica italiana Enel a tomar el control en solitario de la española Endesa tras comprar el 25% que poseía el grupo de construcción y servicios Acciona. Enel invirtió cerca de 30.000 millones de euros en comprar un 67% de Endesa en 2007, y ha gestionado la eléctrica de forma conjunta con Acciona desde entonces. Tras la última compra, Enel pasará a controlar el 92% de Endesa.  Además, el acuerdo de compra establece que Enel venderá algunos activos a Acciona.
La Comisión Europea (CE) ha autorizado a Enel a comprar a Acciona el 25 por ciento de Endesa, con lo que la italiana tendrá el 92 por ciento del capital de la eléctrica española.

El Ejecutivo comunitario tenía hasta el próximo 17 de abril para evaluar los efectos que tendrá sobre la competencia comunitaria esta operación, anunciada el pasado 21 de febrero.

La Comisión señaló en un comunicado que examinó la operación por su procedimiento simplificado, el que aplica a los casos que no presentan, a priori, problemas de competencia.

Al trasladar a Bruselas el análisis de la venta, Enel hizo constar que ésta tiene dimensión comunitaria y reconoce la competencia exclusiva de la CE para aprobarla, vetarla o condicionarla.

La operación está evaluada en 11.107 millones de euros, que Enel abonará con 8.218 millones en efectivo, mientras que el resto lo entregará en activos de energías renovables.

Para hacer frente a la compra del 25 por ciento de Endesa, la eléctrica italiana cuenta con un préstamo de 8.000 millones de euros concedido por una docena de bancos, encabezados por los españoles Santander y BBVA, y el italiano Mediobanca, que aportan 1.500 millones de euros cada uno.

A estos tres bancos se les unen las dos grandes cajas españolas: La Caixa y Caja Madrid; el japonés Tokyo-Mitsubishi; los italianos Intesa San Paolo y Unicredit; los franceses BNP Paribas, Natixis y Calyon, y el británico Royal Bank of Scotland.

La eléctrica italiana deberá devolver en 5 años algo menos del 70 por ciento del total del préstamo, mientras que se amplía hasta 7 años el plazo del resto.

En el acuerdo entre Enel y Acciona se establece "de manera expresa y formal" que Endesa será el suministrador preferente para cubrir las necesidades energéticas de la constructora en España y Portugal durante los dos próximos años.

Con la compraventa se pone fin a una unión de menos de dos años entre la constructora Acciona y la eléctrica italiana, así como a la larga batalla por el control de Endesa, que se inició en septiembre de 2005 cuando Gas Natural presentó una opa.