Los mercados americanos han cerrado la jornada con tendencias dispares, afectada por las tomas de beneficios tras los récords alcanzados el pasado lunes. Así el índice Dow Jones perdió un 0.29% mientras que el Nasdaq subió un 0.22%. El dato de viviendas usadas en Estados Unidos, que se situó en su nivel más bajo desde su inicio en 2001, sirvió de excusa a los inversores americanos durante la sesión.
La Bolsa de Nueva York cerró el martes con tendencias dispares, afectada por tomas de beneficios tras los récords del lunes: el índice Dow Jones perdió 0,29%, mientras que el Nasdaq subió 0,22%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) bajó 40,24 puntos con relación a la sesión del lunes, para terminar en 14.047,31 puntos, mientras el índice compuesto del Nasdaq ganó 6,12 puntos a 2.747,11 unidades, según cifras definitivas de cierre. El Nasdaq continúa evolucionando a niveles que no había alcanzado desde 2001. El índice ampliado Standard and Poor's 500, finalizó por su parte casi sin cambios: -0,03% (-0,41 punto) a 1.546,63 puntos, cerca de su récord absoluto (1.553,08 puntos). 'Hubo tomas de beneficios luego de los récords alcanzados ayer y antes de la publicación de los datos muy esperados sobre el empleo el viernes, que podrían -si son malos- pesar sobre el comportamiento de la bolsa', comentó Peter Cardillo, analista de Avalon Partners. Excusas para justificar las ventas Según el analista, la caída de 6,5% en agosto de las promesas de venta de viviendas usadas en Estados Unidos -al nivel más bajo de este índice desde su inicio en enero de 2001- 'fue solamente una excusa para los inversores que querían capitalizar sus beneficios'. Sobre un año, las promesas de ventas bajaron 21,5% en agosto. Este índice es seguido con atención en un contexto de incertidumbre sobre la resistencia del mercado inmobiliario a los problemas de las instituciones especializadas en préstamos a riesgo (subprime). Estas cifras no tuvieron ninguna incidencia sobre el mercado, estimó sin embargo Al Goldman, analista de AG Edward, basándose en la buena performance de los valores del sector inmobiliario el martes. Si bien estos datos no influyeron sobre los inversores, probablemente llevarán a la Reserva Federal (Fed) estadounidense a decidir una nueva reducción de su tasa directriz en su reunión de fines de octubre, como lo espera buena parte del mercado, subrayó Joel L. Naroff, analista de Naroff Economic Advisors. Los miembros de la Fed 'temen que el sector inmobiliario afecte gravemente a la economía real (...) y este tipo de noticias no puede apacigüar esos temores', señaló. La bolsa neoyorquina fue invadida por la euforia el lunes -comienzos del cuarto trimestre- cuando los índices evolucionaron a niveles récord: el Dow Jones por ejemplo estableció un nuevo techo de cierre en 14.087,55 puntos (+1,38%), luego de alcanzar durante la sesión los 14.115,51 puntos, su récord absoluto. El mercado obligatorio terminó en alza. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 4,529%, contra 4,557% en la noche del lunes y el de los títulos a 30 años a 4,778% contra 4,798%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.