La crisis económica y financiera, que ha provocado el desplome de los precios de la vivienda y de la renta variable, causó en 2008 una caída histórica del 18% en la riqueza neta de las familias estadounidenses que vieron como su patrimonio neto caía hasta los 51,5 billones de dólares (40,2 billones de euros), alrededor de 11,2 billones de dólares (8,7 billones de euros) menos que hace un año y por debajo del nivel de riqueza registrado en 2004.
La caída de la riqueza neta de los hogares estadounidenses en 2008 supone el primer retroceso desde 2002, según los datos publicados por la Reserva Federal de EEUU (Fed). En concreto, durante el cuarto trimestre de 2008, el patrimonio neto de los hogares disminuyó en 5,1 billones de dólares (3,9 billones de euros), un desplome trimestral récord del 31%, acumulando cinco trimestres consecutivos con caídas que suman una destrucción de riqueza por importe de 12,8 billones de dólares (10 billones de euros), prácticamente equivalentes al PIB de EEUUal cierre del cuarto trimestre de 2008.