La rentabilidad de las obligaciones españolas a diez años pierde cuatro centésimas en los primeros compases de la sesión del mercado secundario de deuda pública, lo que significa que se ha situado en el 4,25%. De esta forma, el precio de estos títulos de deuda, que se mueve al contrario que el rendimiento, se encarece hasta el 109,58% desde el 109,28% en que se situó al cierre de la última sesión. El bono alemán pierde tres centésimas y se coloca en el 4,12%.