Las obligaciones españolas a diez años dan sus primeros pasos en el mercado secundario de deuda pública con un retroceso de dos centésimas en su rendimiento, que se sitúa en el 4,39% al inicio de la jornada. Por lo tanto, estos títulos, cuyo precio evoluciona en sentido contrario al rendimiento, se encarece hasta el 108,51 por ciento desde el 108,38 por ciento que marcaban ayer al final de la sesión. El bono alemán también cede dos centésimas de su rendimiento, para quedarse en el 4,25 por ciento.