Durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Senado, Salgado reiteró que el deterioro económico ha empezado a perder fuerza, por lo que se espera una evolución menos negativa del PIB en los próximos trimestres, que permitirá que las tasas intertrimestrales volverán a ser positivas a lo largo de 2010.

En este sentido, aseguró que tanto en la economía mundial como la española la peor fase de la crisis "ha pasado ya" en términos de incertidumbre y de intensidad del deterioro económico, aunque quedan por delante "momentos difíciles" y habrá que afrontar "retos exigentes".

En concreto, aseguró que el reto en la economía española es doble: mitigar el fuerte impacto de la crisis y trabajar para ampliar la capacidad de crecimiento a largo plazo, lo que pasa por asegurar la sostenibilidad del modelo productivo.

Habrá ampliación