La crisis económica internacional provocará este año una caída de la producción de automóviles en Alemania de previsiblemente un 13,7% con respecto a 2008, pese a las subvenciones estatales para incentivar la compra de vehículos.

Según cálculos del instituto de automoción de la consultora PricewaterhouseCoopers, la producción retrocederá en unas 750.000 unidades hasta 4,7 millones de vehículos.