A la apertura de los mercados bursátiles al alza se suma ahora una contención de la prima de riesgo que retrocede posiciones y ayuda a calmar los temores a una posible intervención del BCE en la economía española.


El diferencial de los bonos españoles a diez años con respecto a sus homólogos a alemanes, la denominada prima de riesgo que los inversores exigen a la deuda, ha iniciado hoy la jornada a la baja. Así, se sitúa en los 278 puntos, desde los 283,8 a los que cerró en la tarde ayer.

La rentabilidad que ofrecen los títulos españoles desciende también y se coloca en el 4,95%, mientras que el rendimiento de los bund germanos repunta levemente al 2,22%.