Se veía venir teniendo en cuenta lo acontecido en las últimas 72 horas dentro de Europa. La dimisión de Stark al frente del Banco Central Europeo el pasado viernes, unido a la bancarrota griega -a las puertas de producirse- hunde aún más a los mercados de deuda. La prima de riesgo española vuelve a colocarse preocupantemente por encima de los 350 puntos básicos.

En concreto, el diferencial del bono español con el bund germano se ha disparado esta mañana hasta los 353 puntos básicos, desde los 338 puntos que marcó en el cierre el pasado viernes. La rentabilidad sube al 5,212%.

Italia también sufre la presión de los inversores sobre su deuda soberana: hoy, el diferencial de los títulos a diez años italianos con respecto a sus homólogos germanos repunta a los 386 puntos básicos, mientras que el rendimiento sube a 5,453%.

A su vez, los bonos alemanes siguen presentándose como uno de los activos refugio por excelencia. La elevada demanda de estos papeles hace bajar su rentabilidad, que marca nuevos mínimos desde que se constituyó el euro y se sitúa en el 1,71%.