Ni recorte del repo ni anuncio de nuevas medidas para impulsar el crédito. A pesar de la negatividad de las últimas referencias económicas en la zona euro, el Consejo de Gobierno del BCE ha decidido mantener el tipo repo en el 0,5% y no implementar nuevas medidas de política monetaria no convencional. 
Una ausencia de novedades que no gustaba al mercado y que contribuía a impulsar una nueva corrección bursátil, al aumento de las primas de riesgo en deuda soberana (el tipo a diez años escala hasta el 4,67% y la prima de riesgo se sitúa por encima de los 315 puntos básicos) y al repunte de los diferenciales en deuda corporativa. 

Y es que el mensaje en términos de perspectivas económicas sigue sin ser positivo, tal y como reflejaba la nueva revisión de previsiones del staff del BCE: caída del PIB de la Eurozona del 0,6% en 2013, con una tasa de inflación media del 1,4%. Un panorama que sin duda nada tiene que ver con lo esperado a principios de año, y que está siendo consecuencia de la acusada debilidad de las economías periféricas al hilo de los ajustes fiscales, la pérdida de fuerza de Francia y Alemania (ayer conocíamos que los pedidos industriales cayeron más de un 2% en mayo), y al impacto de la desaceleración del resto de economías del mundo, principalmente Estados Unidos y China.

Por su parte el euro se desmarcaba de la tendencia del resto de referencias europeas apreciándose con cierta intensidad frente a sus principales cruces, y en especial contra al dólar, llegando a cotizar próximo al nivel de 1,33. La ausencia de nuevos estímulos y del recorte en el tipo repo han pesado más en la balanza y ha influido en la divisa europea.

Evolución del cruce EUR / USD



Fuente: Bloomberg

El comportamiento del euro podría continuar durante la sesión de hoy si se confirma el frenazo del mercado laboral en EEUU: las demandas de subsidios por desempleo, y los indicadores adelantados del mercado laboral presentes en las encuestas de clima empresarial, permiten anticipar un dato de creación en torno a los 80 mil empleos, una cifra que está muy por debajo de los 170 mil que espera el consenso del mercado, y muy lejos del ritmo de creación mensual que es necesario para lograr una reducción en la tasa de paro (la Reserva Federal se ha marcado un objetivo del 6,5% en la tasa de paro para comenzar a disminuir los estímulos).

Un dato que de confirmarse podría dar alas a los activos de riesgo y al euro, ya que un mal dato de mercado laboral haría crecer las especulaciones en torno al mantenimiento de los estímulos por parte de la Reserva Federal. Otra cuestión es la visión del cruce en el medio y largo plazo: la divergencia en la posición cíclica del Área euro y EEUU debería imponerse y facilitar la apreciación del USD hasta cotas próximas a su nivel de equilibrio según la teoría de la paridad del poder adquisitivo (entre 1,21 y 1,24 EUR / USD).