La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se reúne hoy en Viena para estudiar la evolución del mercado del crudo y establecer el nivel de su oferta conjunta en los próximos meses. La 149 conferencia ministerial, que se abrirá oficialmente a las 19:00 GMT en el secretariado de la organización, está marcada por la alta volatilidad de los precios del crudo y la incertidumbre económica y climática. El presidente de turno de la OPEP, el argelino Chakib Jelil, reconoció ayer que en el encuentro se "discutirá" sobre la eventualidad de rebajar el bombeo conjunto, aunque dijo "no saber" si se adoptará una reducción en estos momentos.
Irán y otros socios han abogado por una rebaja de la oferta pues consideran que los suministros superan la demanda actual. Los observadores del sector creen que esos países presionarán sobre Arabia Saudí para que retire parte de la producción que ha aumentado en los últimos meses de forma unilateral, pese a que la OPEP decidió, en su última reunión de marzo pasado, mantener sin cambios su cuota de producción, de 29,67 millones de barriles diarios (mbd), hasta septiembre. No obstante, a su llegada esta madrugada a Viena, el ministro saudí de Petróleo, Ali I. Naimi, subrayó que el mercado está ahora "equilibrado de forma justa", gracias a los esfuerzos de su país. "Hemos trabajado muy duro desde la reunión de junio para llevar los precios hasta donde están ahora. Pienso que hemos tenido mucho éxito", dijo Naimi. También su homólogo ecuatoriano, Galo Chiriboga, consideró adecuado el nivel actual de los precios del petróleo y abogó por no modificar los niveles de producción. Anoche, un comité asesor interno de la OPEP en su reunión habitual previa a la conferencia ministerial, no alcanzó un acuerdo para una recomendación sobre lo que deberán decidir los ministros. La organización podría aplazar una eventual decisión de modificar su oferta para la próxima conferencia, el 17 de diciembre en Orán (Argelia), o incluso convocar otra reunión antes de esa fecha. Con el crudo a la bja La cita vienesa tiene lugar cuando las cotizaciones del crudo, tras batir récords cercanos a los 148 dólares por barril el 11 de julio, se desplomaron un 30% en dos meses, debido a una demanda en retroceso en Estados Unidos y Europa, el incremento de la oferta y el fortalecimiento del dólar frente a otras divisas. El precio del barril del crudo de Texas (WTI) para entrega en octubre terminó ayer a 106,34 dólares en Nueva York, 11 centavos más que el valor del cierre del viernes, mientras que el crudo Brent bajó 65 centavos en el Intercontinental Futures Exchange de Londres, hasta los 103,44 dólares por barril. El precio del barril del crudo referencial de la OPEP ha caído al nivel más bajo en cinco meses, al terminar el viernes pasado en 101,21 dólares, pero se mantiene muy por encima del nivel registrado hace un año, cuando en todo el mes de septiembre de 2007 se vendió a una media de 74,18 dólares.