La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) prevé este año una inflación récord de 3,4% para la Eurozona, a raíz del alza de los precios de la energía y la alimentación, en un contexto de crecimiento en fuerte baja, según un informe difundido el miércoles en París. El índice de precios al consumidor nunca había alcanzado semejantes niveles en la zona euro desde el lanzamiento de la moneda única en 1999. Es necesario remontarse hasta 1993 para encontrar un índice de inflación más elevado en los países que forman parte actualmente de la zona euro, según el economista de la OCDE, David Turner. En sus anteriores informes, la OCDE preveía una inflación de 2,2% para este año.