Caja Castilla La Mancha (CCM) disparó su tasa de morosidad hasta el 12% a 31 de marzo, frente a la del 9,32% existente a cierre de 2008, con activos dudosos por importe superior a los 2.481,6 millones de euros. Así lo pone de manifiesto la entidad en su informe de gestión correspondiente al ejercicio 2008, remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), donde señala que el primer trimestre de 2009 confirma las previsiones negativas y la "delicada situación" de la caja, que registró resultados provisionales negativos de 11 millones de euros en el periodo, con una "caída significativa" de todos los márgenes. Asimismo, indica que las dificultades en la gestión de la liquidez "se han visto agravadas" por la rebaja de la calificación crediticia el 19 de febrero por debajo del llamado 'grado de inversión' (de BBB+ a BB+) y la pérdida de recursos minoristas, que cifra en 654 millones en el primer trimestre, "conforme empezaban a trascencer los problemas de la entidad".