La morosidad de los créditos concedidos por bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito a particulares y empresas subió en abril hasta el 4,40%, nivel que no alcanzaba desde hace 13 años, según datos del Banco de España. Se trata del vigésimo segundo repunte consecutivo y de la tasa de morosidad más alta desde noviembre de 1996, cuando se situó en el 4,51%.
Sin embargo, el ritmo de crecimiento no ha seguido con la misma intensidad, ya que en febrero la mora creció 0,33 puntos frente a enero, en marzo creció 0,03 puntos en relación a la de febrero y en abril se ha elevado un 0,25 puntos.

Sin embargo, el incremento se dispara si se compara con la morosidad de hace un año, ya que supera en 3,1 puntos la de abril de 2008, que se situó en el 1,30%, y en 3,71 puntos la de abril de 2007, que se encontraba en el 0,69%. Por entidades, los bancos situaron su tasa en el 3,81%, las cajas en el 5,04% y las cooperativas de crédito en el 3,77%.

No obstante, el dato no recoge la morosidad de los establecimientos financieros de crédito (ECF), ya que tienen una tasa de impagos muy elevada, que se situó en el 7,95% en abril, frente al 7,97% de marzo y el 6% de febrero. Si se incluye el dato de los EFC, la morosidad se eleva hasta el 4,50%, 0,24 puntos por encima del dato de marzo, que se situó en el 4,26%.

El secretario general de la Asociación Española de Banca (AEB), Pedro Pablo Villasante, señaló esta semana que la morosidad seguirá creciendo este año como consecuencia de la situación económica, pero que su incremento se moderará.

Asimismo, los expertos del sector prevén que el aumento de la tasa llegue a situarse este año en el entorno del 9%, cifra similar a las registradas en la anterior crisis económica de los años 90.

El saldo total de créditos concedidos por bancos, cajas de ahorros, cooperativas de crédito y los establecimientos financieros de crédito alcanzó 1,85 billones de euros en abril, de los que 83.658 millones de euros eran dudosos, casi cuatro veces más que hace un año. Sin tener en cuenta los EFC, el saldo total del sector se reduce en abril en más de 54.000 millones de euros hasta 1,80 billones de euros.