La tasa de morosidad de los préstamos concedidos por las entidades financieras para actividades inmobiliarias se disparó en el primer trimestre hasta el 7,5%, lo que supone multiplicar por ocho la tasa registrada en el mismo periodo de 2008, cuando se situó en el 0,92%, según datos del Banco de España.  El saldo de préstamos dudosos a promotores se situó al cierre de marzo en 24.462 millones de euros, frente a los 2.874 millones que suponían un año antes.

La tasa de morosidad de los promotores en el primer trimestre es alrededor de un punto y medio porcentual superior a la registrada al cierre de 2008, cuando los impagos de los promotores suponían el 6,1% del saldo de créditos que les concedieron las entidades financieras, y alcanzaban los 19.416 millones de euros, unos 5.000 millones menos.

Los impagos en los créditos para la adquisición de vivienda con garantía hipotecaria alcanzaron el 2,8% del saldo total, que ascendía a 31 de marzo a 603.027 millones de euros.