El banco francés BPCE, que posee un 71,5% de Natixis, estaría dispuesto a conceder garantías formales para los activos tóxicos y de riesgo de su filial de banca mayorista para evitar una mayor ayuda estatal, informa Les Echos, que cita varias fuentes conocedoras de la situación. Ese respaldo permitiría a Natixis aislar esos activos del resto de sus actividades bancarias y gestionarlos en condiciones especiales, dijo el diario. Las garantías también serían un alivio para la calificación crediticia de Natixis, indicó el periódico.