La remontada de la divisa británcia se ha visto frenada en seco por el renovado clima de incertidumbre sobre la recuperación económica. La libra pasa a cotizar ahora en sus cotas más bajas de las últimas cinco semanas frente al euro, que se aprecia hasta los 86,74 peniques.