La libra esterlina ha caido hasta 2,0110 dólares, tras la publicación de un informe del Banco de Inglaterra advirtiendo de un posible endurecimiento de las condiciones crediticias en el Reino Unido en el cuarto trimestre. No obstante, la divisa británica se ha recuperado posteriormente hasta colocarse en torno a 2,0130 dólares.