La inversión de los españoles en bienes inmuebles en el extranjero ascendió a 566 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone un descenso del 38,4% respecto al año precedente, cuando alcanzó los 205 millones de euros, según datos del Banco de España. Este dato contrasta con la evolución reciente del indicador. Desde el año 2003, las inversiones en el exterior de las Administraciones Públicas y otros sectores residentes, excluido el Banco de España, han crecido progresivamente, pasando de 385 millones de euros en aquel año a 781 millones en 2004, 1.510 millones en 2005, 2.354 millones en 2006 y 3.107 en 2007.