En su primera jornada 'completa' de cotización tras más de 14 meses suspendida, la compañía inmobiliaria amplía sus caídas otro 6,14%, hasta los 1,07 euros. El pasado viernes, en su regreso a bolsa, ya se hundió un 21,92%.