La inflación interanual se situó en el Reino Unido en el 2,2 por ciento en mayo, frente al 2,3 por ciento de abril, según los datos del Índice de Precios al Consumo (IPC) divulgados hoy por la Oficina Central de Estadísticas (ONS). A pesar de este descenso, la inflación británica se mantiene por encima del objetivo marcado por el Gobierno del primer ministro laborista, Gordon Brown, que quiere situarla en el 2 por ciento. La tasa interanual del Índice de Precios Minoristas (RPI, en inglés), que incluye el coste de la vivienda y el pago de los intereses de las hipotecas, fue en mayo del -1,1 por ciento, frente al -1,2 por ciento en abril, añadió la ONS. Los analistas esperaban una caída mayor de la inflación, por debajo del 2 por ciento.