La inflación cerró el año pasado con una tasa del 4,3%, según el indicador adelantado del Indice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística. De coincidir este dato con el índice general de precios de consumo (IPC), supondría la tasa de inflación más alta desde diciembre de 1995. Además, se trata de la tasa más elevada del IPCA -que mide la inflación de forma armonizada con el resto de países de la zona euro- desde que comenzó a calcularse este indicador, en 1997.