La industria española de textil y confección ha perdido 61.000 puestos de trabajo y 1.300 empresas los últimos cuatro años, como consecuencia de la reestructuración derivada de la plena liberalización del comercio textil y de la irrupción de China en el mercado, entre otros factores. Según datos del Centro de Información Textil y de la Confección (Cityc), recogidos por Europa Press, la reducción de empleo ha sido constante desde 2003, cuando el sector contaba con unos 257.500 trabajadores, hasta 2007, que cerró con alrededor de 196.500, lo que supone un descenso del 23,68%. El número de trabajadores disminuyó un 4,61% el pasado año, tres puntos menos que en 2006, cuando se redujo un 7,7%, y casi la mitad que en 2005 (-8,26%). En cuanto a las empresas, el sector pasó de sumar aproximadamente 7.200 en 2003 a alrededor de 5.900 en 2007, lo que supone un descenso del 18%, en tanto que la facturación cayó un 14% en el mismo periodo, de 13.258 millones de euros a 11.390 millones.