La fusión entre Unicaja y Caja Castilla-La Mancha (CCM) puede peligrar debido a problemas no solo financieros, sino también políticos, según han dicho hoy a Efe fuentes financieras de toda solvencia. Las fuentes han resaltado el hecho de que se trata de un proceso "muy complicado" desde el punto de vista financiero, pero también de tipo político debido, afirman, a la "complejidad" en el mapa de las cajas andaluzas que la situación económica está "alterando". Las fuentes han resaltado el "espectáculo denigrante" y de acoso político que sufre CCM desde mucho antes de que comenzara el proceso de fusión con Unicaja, cuando, recuerdan, que sus cuentas han sido aprobadas "por unanimidad" por quienes ahora las critican en público, en alusión al Partido Popular, algunos de cuyos miembros figuran en los diferentes órganos de gestión de la Caja. Las fuentes han señalado que Unicaja de Málaga podría obtener hasta 1.300 millones de euros en emisiones preferentes y avales del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) y del Banco de España para respaldar su posible fusión con CCM.