El presidente del grupo energético alemán E.ON, Wulf Bernotat, criticó la fusión de los franceses GDF y Suez, porque no sólo dará más control al Estado, sino que será más difícil la competencia en igualdad de condiciones de actores como su empresa en el mercado francés. En una entrevista publicada por Le Figaro, Bernotat consideró que la unión de GDF y Suez, que debe formalizarse en el primer semestre de 2008, "no es una fusión de dos empresas, sino una re-nacionalización de Suez" que dará al Estado francés "más medios de control sobre el nuevo conjunto".