La bolsa londinense, London Stock Exhange (LSE), reconoce que ha mantenido conversaciones para hacerse con la bolsa italiana en una operación que supondría cerca de 1.500 millones de euros. La posible fusión entre ambos operadores ha vuelto a despertar los rumores de una operación sobre BME, que repunta más del 1,5% en la sesión de hoy.
Y es que los operadores bursátiles se encuentran inmersos en una etapa de concentración en la que cualquier compañía puede ser objeto de compra, tanto a uno como otro lado del Atlántico. Si hace un mes fue el tecnológico Nasdaq el que penetró en Europa con la compra de OMX, propietario de seis bolsas nórdicas y bálticas, hoy es el Londinense el que contribuye a esta agrupación de bolsas europeas. El LSE confirmó ayer “estar en conversaciones” con la Bolsa de Milán, para una posible operación valorada en más de 1.500 millones de euros. La fuerza que tendría en Europa esta unión, que pone fin al aislamiento en el que estaba inmerso LSE tras haber rechazado al menos cinco acercamientos, deja atrás las tentativas de fusión que mostró el Nasdaq sobre la londinense, de la que controla el 30% del accionariado. Operación tras operación, y en un mercado cada vez más concentrado, los inversores miran a Bolsas y Mercados Españoles (BME). Cada vez que en el sector se anuncia una operación, “la compañía sube al calor de los rumores” asegura Carlos Esteban, Operador de Mercados de Banco Finantia Sofinloc. El rumor más frecuente en el mercado en torno a la española se centra sobre el operador de la bolsa de Frankfurt, Deutsche Boerse, que también mostró su interés en la adquisición del estadounidense Internacional Securities Exchange (ISE) el pasado mes de mayo. En un mercado bajista, la cotización de BME sigue escalando posiciones. A punto de cumplir un año de su estreno en bolsa, la cotización de la compañía se ha revalorizado más del 39% en su primer año bursátil. Será el próximo 2 de julio cuando entre en el selectivo en sustitución de Metrovacesa, decisión que adoptó el Comité Asesor Técnico del Ibex el pasado 7 de junio. Una fusión: ¿riesgo o beneficio? La posibilidad de que BME pudiera ser adquirida por otra bolsa más grande ha alimentado su cotización en los últimos meses. De hecho, este ha sido uno de los motivos por los que distintas casas de valores hayan mejorado sus recomendaciones sobre la compañía, ejemplo de Bankinter que ha elevado su recomendación a comprar y sube su precio objetivo hasta los 49,1 euros. BME cotiza en los cerca de los 44,50 euros por acción. Sin embargo, lo que para unos es motivo de subida para otros es una llamada a la precaución sobre el valor. El experto de Banco Finantia admite que es una compañía muy positiva pero “tiene previsiones alcistas al calor de este tipo de rumores”. Para entrar en la compañía “los niveles actuales son peligrosos, puesto detrás de la subida hay un alto componente especulativo que va más allá de lo técnico o fundamental” advierte Esteban, aunque no dudaría en mantener la compañía en cartera “en caso de estar invertido”. Sin embargo, analistas algunos expertos ven en BME una gran opción como tipo de inversión especulativa.