El Euribor, el principal indicador utilizado para el cálculo de hipotecas, ha alcanzado hoy un nuevo máximo anual diario al situarse en el 4,964%, empujado por la firmeza expresada ayer por el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, en su lucha contra la inflación. Trichet insistió ayer en que la política monetaria de la entidad monetaria tiene como objetivo prioritario "mantener la estabilidad de precios a medio plazo" y contener las expectativas de inflación en la zona del euro.
La tasa de inflación en la Eurozona subió en marzo hasta el 3,6%, el nivel máximo desde la creación de la Unión Económica y Monetaria (UEM). El Euribor suele subir cuando las condiciones económicas permiten prever un alza de tipos por parte del Banco Central Europeo (BCE) y esa ha sido la tendencia del indicador durante todo el mes de abril. En enero, el indicador se situó con una media del 4,498%, pero retrocedió en febrero hasta el 4,349%, lo que llevó a inversores y analistas a dar por sentado que podría cerrar el año en el 3,50%. Sin embargo, en marzo subió hasta el 4,590%, y durante todo el mes de abril ha encadenado una subida detrás de otra, lo que, según los expertos consultados por EFE, podría conducir al Euribor a cerrar abril con una media superior al 4,7%, en los niveles de finales del año pasado. Consecuencias sobr elas hipotecas De producirse este repunte, las hipotecas contratadas hace un año con revisión anual experimentarían un incremento de cerca de 500 euros, dado que en abril de 2007 el Euribor se situaba en el 4,235%. En menor medida crecerían las hipotecas con revisión semestral, que sufrirían un incremento de alrededor de cien euros al año. El Euribor a 12 meses, el índice que más utilizan los bancos para prestar dinero a sus clientes, comenzó a cotizar en enero de 1999 y, desde entonces, ha oscilado entre un mínimo de 2,014% y un máximo del 5,248%.